Este blog es para todos los que se acercan a la penetración tántrica donde es completamente distinta a la conocida en Occidente. El hombre no hace el amor a la mujer sino que son dos universos que se conectan y abren paso. La penetración es sólo un paso más del acercamiento de los cuerpos. La penetración al principio debe ser estática. El lingam o pene se queda inmóvil dentro de la vagina o el yoni y las caricias continúan suavemente. Tras unos minutos, ambos genitales se relajan por completo y comienzan a moverse rítmicamente por sí mismos.

jueves, 30 de diciembre de 2010

El huevo de Jade

Este ejercicio es en verdad uno de los regalos más grandes que nos ha proporcionado la antigua China a las mujeres tántricas.

Si deseas fortalecer tu vagina, mejorar la salud, mantener la juventud y conservar los órganos sexuales firmes y en buen tono, el ejercicio del huevo es una manera extraordinaria para fortalecer y controlar el Músculo Chi, que rodea tu ano, ltu vagina y uretra y sostener a los órganos reproductores.

Los órganos sexuales femeninos son ventanas abiertas al universo. Dependiendo de su tonicidad muscular una mujer puede sentirse llena de vida y vitalidad o agotada día tras día.

Las mujeres de la antigua China descubrieron que si un huevo de jade se inserta en la vagina y se realizan una serie de contracciones, la tonicidad de la vagina se recupera y muchos problemas de salud femeninos son eliminados. El ejercicio del huevo es una manera de aumentar la circulación por tus órganos sexuales previniendo muchas enfermedades que se presentan como resultado del estancamiento en los órganos genitales.
El resultado es mayor sensualidad, sensibilidad y enriquecimiento de la capacidad orgásmica a la hora de una buena penetración tántrica o un masaje neotántrico sin penetración.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada